lunes, 7 de junio de 2010

DETIENEN A DOS MENORES QUE MATARON PARA ROBAR UNA MOTO

Publica: Andres Penachino

Detienen a dos menores que mataron para robar una moto
Tienen 16 y 17 años y están acusados de asesinar el sábado a la noche a un hombre de 27 años* Uno de ellos ya había estado cinco veces preso* La Policía los detuvo cuando iban en la moto robada* Antes de caer, los delincuentes balearon a un vigilador de una empresa privada y también le llevaron la moto.

»El cuerpo de Maximiliano Lisalbe fue encontrado en Alvarado y Leguizamón. Después del crimen, los asesinos le contaron a su mujer que lo habían matado.
Antes del crimen, el celular de Maximiliano Lisalbe (27) se activó y llamó a su mujer. Ella lo atendió, pero sólo escuchaba el murmullo de algunas voces. De golpe, la comunicación se cortó. Preocupada, llamó varias veces más, pero su esposo no le respondía. Hasta que de repente alguien la atendió: "A tu marido ya lo matamos", le dijo. Y cortó. Era uno de los delincuentes que sólo unos minutos antes lo había asesinado para robarle la moto.La Policía ayer detuvo a dos sospechosos del homicidio. Son menores de 16 y 17 años. Uno de ellos ya había estado cinco veces preso.Antes de caer, los ladrones estuvieron al borde de cometer otro crimen: balearon a un vigilador de empresa privada y le robaron la moto. Por el hecho, todavía hay un prófugo.El conmocionante caso fue anticipado ayer por LA CAPITAL.Comenzó el sábado pasadas las ocho y media de la noche cuando Lisalbe salió de trabajar de una pesquera del puerto.El joven de 27 años iba manejando su moto Guerrero de baja cilindrada hasta que en la esquina de Leguizamón (ex 212) y Alvarado fue interceptado por, al menos, dos delincuentes que lo asaltaron. Los investigadores estiman que en ese momento fue cuando el celular de Lisalbe se activó sin querer y llamó a su mujer. Presumen que fue porque se apretó la función de rellamada y se comunicó con el último número con el que había hablado.Lo cierto es que por motivos que no están claros, uno de los delincuentes le disparó a Lisalbe en el abdomen y lo mató en la calle. Después, uno de los asesinos escuchó el celular, atendió y le contó a la mujer que habían matado a su esposo.Las fuentes oficiales consultadas por LA CAPITAL no pudieron confirmar si hubo algún forcejeo antes del crimen. Es que el asesinato ocurrió en una zona muy oscura donde hasta ayer no había testigos. El cuerpo de la víctima fue encontrado por un automovilista, que denunció el caso al 911. Cuando la Policía llegó, el hombre ya estaba muerto.En la escena del crimen trabajaron efectivos de la comisaría duodécima, la Policía Científica y tomó intervención en el caso el fiscal Juan Pablo Lódola.Al borde de otro crimenAntes de ser detenidos, los asesinos robaron otra moto y estuvieron al borde de cometer un nuevo homicidio.El hecho ocurrió ayer cerca de las siete de la mañana cuando un vigilador privado estaba terminando su turno en una empresa pesquera ubicada en Irala al 9750 y hablaba con el compañero que lo iba a relevar. En ese momento, tres delincuentes bajaron de una moto, los amenazaron con un arma y agarraron la Yamaha Azul de uno de loa trabajadores. Pero uno de los vigiladores se resistió al asalto, forcejó con uno de los ladrones y recibió un tiro en la espalda.Después de la agresión, dos delincuentes escaparon en las motos, pero a las pocas cuadras se cayeron por motivos que aún no están claro. El otro ladrón, escapó corriendoEn tanto, el vigilador herido fue trasladado al Hospital Interzonal, donde permanecía internado en estado reservado.La detenciónUne vez cometido el crimen, la Policía montó diferentes operativos para encontrar la moto y alertó a los efectivos de diferentes comisarías para tratar de cercar a los delincuentes.Así fue que ayer cerca de las siete de la mañana, en Irala entre 214 y 216, efectivos de la comisaria undécima vieron a dos jóvenes que estaba tirados en la calle. Parecía que habían sufrido un accidente con sus motos. Pero cuando los policías se les acercaron, los chicos se pusieron nerviosos. Los efectivos desconfiaron y empezaron a investigar hasta que confirmaron que una de las motos que estaba tirada en el piso era la Guerrero que le habían robado a Lisalbe.En ese momento apareció un vigilador de una empresa privada al que unos minutos antes le habían robado la moto Yamaha desde la que cayó uno de los delincuentes. El hombre le contó a la Policía que habían baleado a su compañero.Hasta la zona del arresto llegó el fiscal Juan Pablo Lódola y se comprobó que los ladrones eran dos menores de 16 y 17 años.Uno de ellos ya había sido detenido tres veces en 2008 por "robo calificado y daños", y otras dos ocasiones durante 2009, por "robo calificado en poblado y banda, agravado por el uso de arma de fuego".El prófugoUna vez producidas las detenciones, Lódola le traspasó la investigación a la fiscal del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, Mariana Baqueiro.Fuentes de esa fiscalía aseguraron que no descartan que el prófugo también haya estado involucrado en el crimen de Lisalbe. Es que los tres delincuentes bajaron de la moto que manejaba la víctima cuando fue asesinada, por lo que no se descarta que después del crimen hayan seguido con un raid delictivo que terminó cuando dos de los ladrones se cayeron y uno escapó corriendo.La fiscal ya le solicitó a la Justicia que convierta la aprehensión de los menores en detención. Además, los acusados ayer se negaron a declarar.Por otra parte, no se descartaba que se produjeran algunos allanamientos para tratar de encontrar el arma homicida o algún otro elemento que siga vinculando a los detenidos con el homicidio.El caso quedó caratulado como "homicidio en ocasión de robo y robo doblemente agravado por el uso de arma y en poblado y en banda, concurso ideal con homicidio en grado de tentativa criminis causa".
Fuente: Diario La Capital de Mar del Plata

No hay comentarios: