miércoles, 12 de mayo de 2010

EL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES DESPLAZO AL MINISTRO DE SEGURIDAD


Publica: Andres Penachino
El gobernador unificó Seguridad y Justicia; el ministro saliente reasumirá en una fiscalía federal

Ante la ola de delitos, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, decidió ayer separar de su gabinete al ministro de Seguridad, Carlos Stornelli, y anunció la unificación de esa cartera con la de Justicia, a cargo de Ricardo Casal, que quedará al frente del nuevo ministerio. La continuidad de Stornelli, que pasado mañana se reintegrará a una fiscalía del fuero federal, ya había sido puesta en duda a fines del año pasado. Sin embargo, ante la negativa de los candidatos tenidos en cuenta por Scioli, el ministro continuó en su cargo.

La medida dispuesta por el gobernador tomó de sorpresa a Stornelli, que creía haber superado la etapa en que su desplazamiento parecía inminente. A la luz de los resultados, el ministro saliente perdió la puja interna con Casal, con el que mantenía notorias diferencias. La más evidente, tal vez, fue el proyecto impulsado por Stornelli de dar más poder a la policía bonaerense, al que se opuso el entonces ministro de Justicia, y que terminó por fracasar en la Legislatura.

Los tres importantes episodios que habían jaqueado la estabilidad del ministro desplazado fueron el escándalo policial que desencadenó el caso Pomar, que terminó con el alejamiento del subsecretario de Seguridad Paul Starc; las reiteradas marchas de vecinos para reclamar por la ola de inseguridad, y la denuncia que formuló sobre un presunto complot para desestabilizar a la administración bonaerense a través de la instigación de crímenes de "mujeres con una exposición social importante", una acusación que no pudo sostener y debió relativizar pocos días después.

En aquella oportunidad, Scioli prefirió sostener al funcionario en su puesto. Lo hizo hasta ayer al mediodía, cuando le comunicó a Stornelli su decisión, le dio las gracias, y dijo: "Cumplida una etapa, ahora se inicia otra que tiene por objetivo articular el accionar de la gestión de seguridad ciudadana".

El jefe del gabinete bonaerense, Alberto Pérez, explicó ayer a LA NACION: "Las expectativas en cuanto a seguridad no están colmadas. La unificación de los ministerios, la mirada integral, nos permitirá trabajar en bloque la seguridad, la justicia y el alojamiento penitenciario".

-¿Qué medidas tomarán para cumplir con las expectativas?

-Por el momento, es esto lo que vamos a decir.

En lugar de profundizar sobre las políticas públicas, Pérez prefirió elogiar a Casal; recordó, por ejemplo, que había presentado "20 proyectos sobre justicia y seguridad que fueron convertidos en ley" y destacó la "buena relación con las cámaras y el Poder judicial".

-¿Stornelli no tenía buenas relaciones en la Legislatura y en el Poder Judicial?

-Veamos lo positivo. El gobernador ya le agradeció a Stornelli todo lo que hizo.

Está claro que Scioli ordenó a los miembros de su gabinete que evitaran la confrontación. Entonces, tal vez haya que recordar que no había caído nada bien entre los colaboradores más cercanos al gobernador la alta exposición mediática que había adoptado Stornelli para enfrentarse, por ejemplo, con el juez en lo Contencioso Administrativo platense Luis Arias, cuando el magistrado dictó un fallo para impedir que la policía detuviera menores y cuando denunció que la fuerza reclutaba adolescentes para delinquir.

Las relaciones del funcionario en la Legislatura tampoco eran del todo fluidas: la semana pasada, con el aval de Scioli, autoridades del Senado dejaron trascender a un grupo de periodistas que el proyecto de contravenciones que había elaborado Stornelli iba a ser dejado de lado y que iba a elaborarse uno nuevo. Toda una decisión política, acaso una señal de lo que iba a ocurrir ayer al mediodía.

La semana pasada, hubo otro indicio: cuando Casal difundió estadísticas de la Procuración de la Corte bonaerense, según las cuales había bajado un 2% el delito y otros números, aunque vagos, que decían que había aumentado un 35% la violencia en los delitos. No era la primera vez que Casal confrontaba con Stornelli. El ministro de Justicia se había mostrado disconforme con la reforma del sistema contravencional.

A pesar de todos estos indicios, un asesor de Stornelli dijo a LA NACION que la decisión del gobernador tomó por sorpresa al ministro. "Lo llamaron temprano para avisarle que Scioli lo esperaba al mediodía en la Casa de Gobierno. Eso no es habitual, así que empezamos a averiguar de qué se trataba", dijo el colaborador del ahora ex funcionario.

Y agregó: "Algo sospechamos, porque el fin de semana el gobernador había manifestado entre los miembros de su gabinete cierta inquietud por la repercusión mediática de la inseguridad, pero la verdad es que de su alejamiento se enteró en la reunión".

Poco antes del encuentro, desde la dirección de prensa del Ministerio de Seguridad anunciaron que Stornelli iba a ofrecer una conferencia de prensa para anunciar un convenio con las agencias de seguridad privada.

La conferencia, claro, se suspendió. Después del encuentro con el gobernador, Stornelli pasó por el Ministerio de Seguridad y regresó a la ciudad de Buenos Aires. Les dijo a sus colaboradores que iba a permanecer en silencio y que el viernes volvía a trabajar como fiscal federal (de lo que se informa aparte).

Mientras tanto, Pérez, Casal y Mariano Cervellini, secretario legal y técnico de la gobernación, redactaron el proyecto para modificar la ley de ministerios y, así, unificar las carteras de Justicia y Seguridad. Anoche Casal se la entregó al presidente interino del Senado, Federico Scarabino, para que se tratara en la sesión de hoy.

No será la primera vez que ambos ministerios son fusionados en la provincia de Buenos Aires. León Arslanian, con quien Stornelli mantuvo duros enfrentamientos retóricos, ocupó el cargo de ministro de Justicia y Seguridad en 1998. Luego, en el mandato de Felipe Solá, asumió en la cartera de Seguridad, otra vez independiente del Ministerio de Justicia.

"La unificación tiene sentido si está en función de algún plan que vincule en una reforma a ambas carteras", dijo ayer Arslanian a LA NACION. "Si es para eso -agregó-, es bueno; si lo que quiere Scioli es simplemente prescindir de un ministro de una manera elegante, es otra historia. Lo que importa es que haya una idea clara de qué se quiere hacer."

Según la costumbre, cuando un ministro de Seguridad se aleja de su cargo, los miembros de la cúpula policial ponen sus renuncias a disposición de las nuevas autoridades.

Sin embargo, el jefe de la policía bonaerense, Juan Carlos Paggi, dijo anoche a LA NACION que no renunciará. Sostuvo: "Yo estoy comprometido con la gestión del gobernador, que tiene el apoyo total de la fuerza". Paggi no descartó recambios en la policía: "Es obvio que cuando cambia una gestión, siempre hay algún reacomodamiento".

REGRESO A LA FISCALIA FEDERAL

A partir de pasado mañana, Carlos Stornelli volverá a trabajar como fiscal federal. Retomará la investigación del caso Skanska y el expediente por las denuncias sobre manipulación de las cifras del Indec. Stornelli había dejado la fiscalía en diciembre de 2007 para asumir como ministro de Seguridad del gobernador, Daniel Scioli. Días antes de solicitar la licencia pidió las indagatorias de dos funcionarios kirchneristas por las coimas y los sobreprecios pagados en la construcción de un gasoducto. También había pedido el procesamiento del ex presidente Carlos Menem en la causa por el contrabando de armas a Croacia y Ecuador.

TRES MOTIVOS PARA EL ALEJAMIENTO
19 DE NOVIEMBRE DE 2009
Vecinos de Wilde protestan por la falta de seguridad
Más de 500 personas marcharon hacia la comisaría de Wilde para reclamar por el esclarecimiento del asesinato de la catequista Renata Toscano.

8 DE DICIEMBRE DE 2009
El escándalo del caso Pomar
Las fallas en la búsqueda de los Pomar terminó con seis jefes policiales procesados porque investigaron el caso como un drama familiar y no como un accidente.

8 DE MAYO DE 2010
Rechazo al proyecto de dar más poder a la policía
La falta de apoyos necesarios hizo naufragar en la Legislatura provincial el proyecto de Stornelli para reinstaurar las contravenciones y ampliar las atribuciones policiales.

ANTECESORES EN SEGURIDAD
ALBERTO DESCALZO
23-12-01/6-1-02
Dejó el cargo cuando Felipé Solá asumió la gobernación para reemplazar a Carlos Ruckauf, que asumía como ministro nacional.

LUIS GENOUD
7-1-02/29-6-02
Renunció después de los brutales homicidios por parte de personal policial de los piqueteros Maximiliano Kosteki y Darío Santillán.

JUAN PABLO CAFIERO
2-7-02/25-9-03
Por decisión del gobernador Felipe Solá, pasó de manejar la política de Seguridad a estar al frente del Ministerio de Desarrollo Humano.

JUAN JOSE ALVAREZ
29-9-03/2-12-03
Presentó su renuncia para asumir una banca de diputado nacional. Había estado en el cargo en 2001 con Carlos Ruckauf.

RAUL RIVARA
4-12-03/31-3-04
Tuvo que dejar el cargo tras los cuestionamientos de Juan Carlos Blumberg por el secuestro y asesinato de su hijo, Axel.

LEON ARSLANIAN
13-4-04 /10-12-07
Asumió después del brutal homicidio de Axel Blumberg. Dejó el puesto cuando terminó el mandato de Felipe Solá.
Fuente: diario La Nacion

No hay comentarios: