domingo, 25 de octubre de 2009

CUANDO LA MISERIA SE REFLEJA EN EL AGUA


Cuando el mapa de la inequidad se refleja en el agua

Sólo con el caudaloso Río de la Plata, la Argentina estaría en condiciones de abastecer a cada uno de los habitantes del mundo con 200 litros diarios de agua.

Sin embargo, en un país que ostenta tamaña holgadez líquida, el acceso a una fuente de agua segura continúa siendo apenas un sueño para millones de argentinos.

Y no hay que irse muy lejos para tomar contacto con esta realidad. Sólo basta, por ejemplo, con cruzar la General Paz. Un informe realizado por tres organizaciones no gubernamentales (ACIJ, el CELS y Cohre) -al que LA NACION accedió en forma exclusiva- concluye que casi 3.500.000 personas no poseen servicio de agua de red en el área metropolitana.
En su gran mayoría, se abastecen con agua de pozo que presenta altos niveles de contaminación, entre otras razones, porque estas personas tampoco tienen cloacas. Entonces, el reservorio subterráneo del que obtienen el agua es, al mismo tiempo, el destino final de los pozos ciegos por los que eliminan sus desechos orgánicos.

El trabajo, todavía inédito, es el relevamiento más actualizado que se tiene sobre esta zona. Para su confección se cruzaron diferentes datos estadísticos con información brindada por los entes reguladores y por las empresas prestatarias del servicio.

La investigación revela que la falta de acceso a un suministro hídrico seguro varía sustancialmente según el punto en que se haga foco. En la ciudad de Buenos Aires no llega al 1 por ciento el total de habitantes que carece de agua potable, pero en Malvinas Argentinas la cifra trepa al 90,47%, en Ituzaingó al 88,42%, en José C. Paz al 84,04%, en Ezeiza al 80,29%, hasta llegar a casos mucho más beneficiosos como el de Vicente López, en donde el acceso a una fuente de agua segura sería total, o San Isidro, con apenas el 0,27% de sus habitantes afectados por este problema.

Por Lorena Oliva LA NACION

No hay comentarios: