lunes, 26 de octubre de 2009

29 DIA DE LA CREACION DE LA BASE MARAMBIO



Un puente con la Antártida

El cuidado del medio ambiente es una de las responsabilidades primarias de todos los habitantes del mundo. La conmemoración de este día debe ayudar a concientizar sobre la importancia del cuidado del planeta, para nosotros y para las generaciones venideras.

Ya a mediados del siglo XX, la Fuerza Aérea Argentina manifestaba su inquietud por unir el territorio antártico con el continente.

En 1951, el Vicecomodoro Gustavo Argentino Marambio realizó las primeras exploraciones aéreas, al sobrevolar la Bahía Margarita (en el sector Noroeste de la Península Antártica).

Al año siguiente, ya siendo el Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea de Tareas Antárticas, sobrevoló nuevamente el Sector Antártico Argentino, estudiando posibles lugares de aterrizaje. Pero el 12 de noviembre de 1953, un trágico accidente aéreo ocurrido en la provincia de Santa Fe puso fin a sus sueños. Marambio había nacido en Río Cuarto (Córdoba) el 21 de septiembre de 1918, y en su homenaje se le dio a partir de 1956 el nombre "Vicecomodoro Marambio" a la isla hasta entonces llamada "Isla de Seymour" (en honor a un marino inglés que frecuentó la zona a fines del Siglo XIX).

Sin embargo, pese a la desaparición física del Vicecomodoro Marambio, las bases para la "conquista" del "desierto blanco" habían quedado sentadas, y en la década del '60 la Fuerza Aérea Argentina logró localizar una zona apta para habilitar una pista de aterrizaje.

La pista era necesaria para favorecer la operación continua de aviones grandes y con tren de aterrizaje convencional (con ruedas) en vez de esquíes.El 25 de noviembre de 1968, un helicóptero de la Fuerza Aérea (que había sido embarcado en el rompehielos General San Martín) se posó sobre la meseta de la Isla Vicecomodoro Marambio.

Sus tripulantes recogieron muestras de terreno y efectuaron mediciones y observaciones de la zona, que los desconcertaron y entusiasmaron a la vez al comprobar que podía construirse una pista de aterrizaje de tierra.

Si bien parece asombroso que pudiera ser de tierra, porque la Antártida es un gigantesco manto blanco de hielos y nieves eternas, la isla Vicecomodoro Marambio tiene un suelo formado por barro de tierra arcillosa congelado y rocas. Además, la meseta es barrida habitualmente por fuertes vientos antárticos, que evitan la acumulación de nieve.Embarcada también en el rompehielos General San Martín, llegó a la Antártida la dotación que con posterioridad integró la Patrulla Soberanía, fundadora de la Base Marambio, para continuar los estudios.

Se efectuaron también reconocimientos del terreno sobrevolando la Antártida, y a partir de todos estos estudios, se llegó a la conclusión que podría materializarse el proyecto de la pista de aterrizaje sobre la meseta que corona la isla.Se pusieron manos a la obra y el 29 de octubre de 1969, día histórico que hoy conmemoramos, un avión sin el sistema de esquíes sino con su tren de aterrizaje convencional (ruedas) comandado por el Mayor Roque Antonio Faulin, despegó en la Isla Vicecomodoro Marambio y cruzó al Continente Americano.

A la vez, pero en sentido contrario (procedente de Río Gallegos, provincia de Santa Cruz) un avión comandado por el Vicecomodoro Ervin Roberto Kern, cruzó a la Antártida y aterrizó con sus ruedas en la pista de tierra. Este fue el primer vuelo regular de una aeronave procedente de otro continente que aterrizaba en la Antártida, utilizando tren de aterrizaje convencional.

Así fue que la Base Marambio se convirtió en la "puerta de entrada" a la Antártida. Por eso, esta celebración del aniversario de la fundación de la Base Aérea Vicecomodoro Marambio de la Antártida Argentina no conmemora un hecho más, intranscendente o cotidiano, sino que la inauguración de la primera pista de aterrizaje de tierra en el "Sexto Continente" constituye un hecho histórico de gran relevancia porque permitió conectarnos definitivamente con esa porción del mundo, a la que antes sólo se podía llegar por vía marítima y en verano, cuando el estado de los hielos lo permitía.

Por ello el valor de este logro es extraordinario, porque ha iniciado una nueva era, con una dinámica distinta en las tareas que allí se realizan, debido que se pueden desplazar en pocas horas los medios aéreos necesarios ante cualquier eventualidad, sin tener que esperar los días que demanda una navegación al lugar y que las condiciones sean favorables para hacerlo.

No hay comentarios: